Blog

Copiar o no copiar ¿Es esta la cuestión?Copiar o no copiar ¿Es esta la cuestión?

Hace tiempo leí en una Contra de La Vanguardia, que alguien decía que “Compartir es crear riqueza”. Y me copié la frase para no olvidarme.

Por otro lado, vengo de unas semanas acompañada por el “poder de Cooperar”, uno de los ocho poderes que trabajamos en el Programa Liderazgo Femenino de coaching para mujeres, que tiene todo que ver con esta frase, porque Cooperar es “compartir nuestros regalos y lo mejor de nosotros mismos con el fin de alcanzar un verdadero cambio de conciencia en el mundo actual” (texto copiado literalmente del libro Las 4 caras de la mujer de Caroline Ward).

Así que hoy he decido compartir el proceso creativo y el diseño de una idea que llevé a la práctica hace tres años, para que os inspire o directamente la copiéis!!!

 

El 29 de marzo de 2011, facilité un Taller experiencial para coaches, dentro de AEPCO (Asociación Española de Profesionales del Coaching Ontológico), un “Probeta” -nombre con el que bautizamos a ese espacio de laboratorio, para experimentar y despertar la creatividad y los recursos del coach-, llamado “Copiar o no copiar ¿Es esta la cuestión?”.

Las preguntas que invitaban a los profesionales a asistir eran:

  • ¿Qué juicios sobre la acción de “copiar” viven en mí? ¿Cómo impactan en mi forma de acompañar procesos de aprendizaje transformacional?
  • ¿Qué estoy copiando, como coach, que no me está permitiendo ser original, genuino, auténtico y creativo?
  • ¿Qué modelo de habitar el mundo quiero “copiar”… para compartirlo y que los demás puedan copiarlo?

Y el propósito era hacer juntos un viaje al universo del “copiar”, viviendo distintas experiencias que representasen diferentes versiones o definiciones de esta acción tan humana.

 

En esos momentos estábamos diseñando, junto con Manuela Uría, los cuatro módulos del Programa Liderazgo Femenino, y estaba leyendo mucho acerca de los chakras y danzándolos regularmente… y me pregunté… ¿Cómo sería el copiar desde cada chakra? Y de allí surgió el diseño de este Probeta.

Y encontré este texto de Caroline Myss, en Anatomía del espíritu, que decía que

El libro del Génesis nos dice que el cuerpo de Adán fue creado «a imagen de Dios». El mensaje de esta frase es a la vez literal y simbólico. Significa que las personas somos réplicas energéticas de un poder divino, un sistema de siete energías primarias cuyas verdades estamos destinados a explorar y desarrollar a través de la experiencia llamada vida”.

Y esto es lo que me propuse hacer!

 

 

En las semanas previas de diseño me inspiré y fui copiando en una libreta muchas frases e ideas de distintos maestros, y uno de ellos fue Krishnamurti, escuchándolo un día en youtube, en un encuentro en el que conversaba acerca del miedo. Copié sus palabras que decían:

Nuestros cerebros han sido educados, condicionados, adiestrados para aprender de otro, ser instruidos (=copiar instrucciones… esto lo digo yo) por otro. Y aquí nos negamos a instruirlos, a decirles qué hacer. No tenemos autoridad para decirles qué hacer. No como estos feos y detestables gurus. Juntos observamos, juntos vemos todo el movimiento del miedo, lo que está involucrado en él”.

Por eso, lo primero que les pedí a los coaches asistentes al Probeta, es que soltasen la idea de obtener alguna “lección” de mi parte, de lo que hay que hacer y/o de lo que es mejor o peor en relación con el copiar. Y les pedí que se metieran en las propuestas y descubriesen cómo habían vivido ellos esas experiencias en su vida y qué podían extraer de aprendizaje de si mismos, como coaches, y para sus coachees.

Porque eso es también lo que hacemos en coaching…

 juntos vamos a ir viviendo 7 experiencias y viendo lo que ocurre…

 

Fui al Taller con muchas preguntas… sin respuestas, y con muchas ganas de explorarlas con la treintena de coaches que finalmente asistieron a la sesión. Así que les dije:

Traigo algunas reflexiones y preguntas, que me he ido haciendo este tiempo de preparación, para que las miremos juntos:

– Observo que hay un copiar consciente, presente, y un copiar transparente.

– Desde la mirada del coach, hablamos del aprendizaje transformacional, que involucra al menos cuatro dominios del ser, el del Lenguaje, el del Cuerpo, el Emocional y el Espiritual… Desde el lenguaje podemos decir que copiamos modelos mentales, declaraciones, creencias… y los reproducimos hasta hacerlos nuestros. Desde el dominio del Cuerpo, copiamos recurrentemente un movimiento para in-corporarlo. Desde el dominio emocional, aprendemos también copiando… o resonando… con las emociones de otros, a veces algunas propias antiguas… y en el dominio espiritual, copiamos rituales y prácticas de diferentes tradiciones que nos abren el contacto con algo más grande y sagrado, que nos inspira para copiarlo y seguirlo.

– ¿Cómo han evolucionado o cambiado los juicios acerca de lo que es copiar en nuestra cultura y en nosotros mismos? ¿El copiar es cultural? ¿Es lo mismo el acto de copiar para un español que para un norteamericano o un chino? ¿Es lo mismo para nosotros que para nuestros hijos que han nacido en una época donde el copiar y pegar está al alcance de todo el mundo? ¿Qué tiene que ver esto con el coaching? TODO.

 

Y empecé a compartir mis primeros recuerdos del copiar en mi vida…

  • Desde muy pequeñita, en casa, con mi hermana mayor. Parece que copiaba todo lo que ella hacía. Si tiraba el chupete a la basura para no usarlo más, yo iba detrás y hacía lo mismo. Si se sacaba los pañales… yo también…
  • Recuerdo estar copiando a mi madre hacer media. Así empecé a hacerme mis propios jerséis de muy pequeña.
  • Copiando a las peluqueras les cortaba el pelo a mis muñecas. Que luego no les volvía a crecer nunca.
  • Copiando como saltaba a las gomas la mejor de la clase llegué a hacer piruetas con mucha precisión y flexibilidad con las gomas.
  • Copiando imágenes de fotos, libros, cuentos, llegué a hacer dibujos muy bonitos, que nunca hubiese hecho por mi misma. O eso creía y continuo creyendo…
  • Parece que copiaba otras cosas de las que no me daba tanta cuenta como el hablar y las expresiones de mi madre y todo el mundo me decía que era igual que ella… cosa que no me gustaba mucho escuchar, porque yo quería parecerme a mi, no a ella. Incluso físicamente parece que copié más rasgos de mi madre que de mi padre. Con los años, sin embargo, he ido reconociendo e identificando, que hay muchas más formas de estar en el mundo que copié de mi padre de las que me pensaba, pero que habían estado en transparencia en mi… probablemente porque no me gustaban cuando las veía en él. Ahora me encantan… Será que al aceptarlo en mi, lo puedo ver en él con cariño? Esto sería tema para otro post…
  • En el colegio aprendí a copiar caligrafía y siempre me dijeron que hacía muy buena letra y me pedían los apuntes porque, además, copiaba muy bien lo que decía el profesor… de hecho todavía lo hago, aunque cada vez menos… Y en el colegio también aprendí a No copiar en los exámenes, también para aprender.
  • En el grupo de amigos, copiaba hábitos… como por ejemplo el fumar, que mantuve durante veinte años.
  • En la Universidad, copiaba… o fotocopiaba libros, ejercicios, toooooodo… parecía que cuantas más fotocopias tenías más aprendías o más sabías…
  • En el aprendizaje transformacional, como coach… copiando todos los movimientos, preguntas, maneras de redefinir las cosas, etc. que me era posible.
  • Enfin… he copiado taaaantas cosas en la vida!!
  • Todavía ahora me veo a veces copiando cosas que otros dicen o hacen sin pasarlo por mi rasero, por mi criterio, por mi genuino ser diferente…

Les pregunté…

¿Os pasan estas cosas a vosotros también?

 

A esas alturas ya estábamos preparados para hacer la experiencia de mirar el «copiar» chakra por chackra, empezando por nuestras raíces, de dónde venimos, en el tema del copiar.

Les conté que el 1er chakra es la conexión con las creencias familiares tradicionales, que favorecen la formación de la identidad y la sensación de pertenecer a un grupo de personas de un lugar geográfico determinado (copiado del libro de Caroline Myss).

Así que entramos a explorar la influencia de la cultura tribal. Y lo hicimos todos sentados en filas de sillas como en el colé, unos detrás de otros… ante la estupefacción de muchas de las personas participantes, que están acostumbradas a participar en experiencias de coaching donde la distribución de la sala es en circulo o en forma de U.

Y continué diciendo:

Una de las primeras preguntas que los coaches (nos) haríamos es ¿Qué es copiar para ti? o ¿A qué se debe estar refiriendo, Carme, con copiar?

Les conté que para mi “Copiar” es un verbo que expresa una acción que puede manifestarse de muchas formas y en diferentes momentos. Fue entonces que les pedí que copiasen lo que les iba a dictar, sin copiar a la persona de al lado!! Por supuesto!!

Y les dicté algunas palabras que distinguen algunas modalidades de lo que es “copiar”.

Copiar = calcar, hacer igual, replicar, duplicar, repetir, volver a hacer, pasar en limpio, clonar, reproducir, imitar, parodiar, representar, transcribir, plagiar, tomar de otro, piratear, fusilar, “hacer trampa”… Aprehender, capturar, incorporar.

 

Todos lo hicieron disciplinadamente. Sin cuestionárselo… ¿Sería un automatismo aprendido de muy pequeños? Me preguntaba yo…

Después, les pedí que visualizasen el recuerdo de lo primero que copiaron de pequeños, quizás imitando a su padre, a su madre, a sus hermanos o hermanas, a alguien… que rescatasen las emociones y sensaciones corporales de ese momento, y que las habitaran (copiaran) en ese momento…

Y les pregunté:

¿Qué copiaste de tu familia? ¿Qué es todo lo bueno que te ha traído? ¿Qué aprendiste copiando a otros? ¿Qué es lo que todavía sigue vivo en ti de eso que imitaste o de la vivencia que supuso para ti? Dada esta experiencia ¿Qué juicios de lo que es copiar todavía viven en ti?

 

Tuvieron unos minutos para tomar nota y compartir en parejas. Para pasar, después, a la experiencia que tenía preparada para el 2º chakra. Que tiene que ver con el respeto a los demás, ya que el segundo chakra es el centro ético y moral del cuerpo. Es el que nos invita a formar relaciones externas para resolver las polaridades del yo. A través de él entramos en relación intima con otro, para garantizar la continuidad de la vida (según palabras copiadas de Anatomía del Espíritu, de Caroline Myss).

Después de despejar la sala -que por cierto generosamente nos cedió EADA- poniendo las sillas alrededor, puse una música (Madre Divina de Rosa Zaragoza), y les di algunas instrucciones que esperaba siguiesen (copiasen) sin rechistar…

Nos encontramos con alguien del grupo, mejor que no conozcamos… nos ponemos uno delante del otro… de pie, con las plantas de los pies bien en contacto con la tierra… y nos conectamos entre los dos desde el 2º centro energético de nuestros cuerpos,… Reconocemos a la persona que tenemos delante y mantenemos el contacto ocular y con todo el cuerpo… Y en silencio nos preguntamos:

    • ¿Quién es esta persona que tengo delante?
    • ¿Qué la hace genuina y única?
    • ¿Cuánto de todo eso lo copió de otros?
    • ¿Qué debió copiar de sus ancestros?
    • ¿Qué parte de su cuerpo es una copia de su madre o familia materna…? La nariz, los ojos, las caderas, los riñones, el corazón…
    • ¿Y de su padre? El pelo, las manos, la boca, el estómago, el hígado…
    • ¿Qué definiciones de sí misma ha copiado de otros a lo largo de su vida?
    • ¿Y qué otras cosas relevantes debe haber copiado? Algunos movimientos de su cuerpo, algunos rituales, quizás algunos patrones familiares o hábitos de relación?
    • ¿La elogiaron por copiar?
    • ¿La castigaron? ¿Habrá tenido algún coste el copiar en su vida?
    • ¿Cuántas cosas habrá copiado por miedo…? ¿Y por amor?
    • ¿Qué debe ser “copiar” para ella?
    • ¿Cuál debe ser su estilo de copiar?
    • ¿Acostumbra a copiar portadas o copia el interior?
    • ¿Copia los detalles de las formas o copia el alma?
    • ¿De qué o de quien se arrepiente de no haber copiado?
    • ¿Qué cosas le deben haber copiado a ella?
    • ¿Cómo habrá vivido esos momentos? Con orgullo, satisfacción, indiferencia, rabia, tristeza,…
    • ¿Cuál debe ser el código ético… y los valores… que la mueven a copiar o a no copiar?
    • ¿Qué modalidad de intimidad habrá copiado?
    • ¿Y de relacionarse con el dinero?
    • ¿Y con el poder?
    • Y como coach ¿Quiénes deben haber sido sus maestros?
    • ¿Qué modelos estará reproduciendo?
    • ¿De qué manera debe estar presente toda su historia con el copiar en sus conversaciones de coaching?
    • ¿Le pasará, a veces, que querrá que sus coachees “sean” o “hagan” cosas copiadas de otros o incluso de ella misma?
    • ¿Qué regalo ha venido a ser hoy esta persona para mí?

Después de esta experiencia, les di un par de minutos por persona, para que compartieran en la intimidad de esa relación, las luces del copiar en sus vidas, empezando con la frase “en mi vida el copiar ha significado…”.

Como siempre, uno hablaba mientras el otro sólo escuchaba en silencio, con toda su presencia. Y después cambiaban de rol y se agradecían la confianza y el espacio co-creado entre ellos.

 

Para el 3er chakra, el centro de nuestro Poder personal, nuestra identidad propia, quise que entraran en relación con el estar orgullosos de si mismos y de su movimiento. Aquí recordé un texto que copié de Gabrielle Roth que dice:

El alma es chamánica por naturaleza. Es la fuente de toda energía curativa. Igual que una planta, necesita ser cuidada para crecer y florecer, necesita ser liberada de las malas hierbas que tienden a enmarañarla y ahogarla. El alma es artista. Su naturaleza es crear, su expresión natural se encuentra en cinco personajes arquetípicos sagrados: bailarín, cantante, poeta, actor y sanador. «La vida es un cabaret», y nuestro reto, representar nuestro yo esencial sobre el escenario del mundo.

Así que les invité a poner en movimiento su “yo esencial”, con música de fondo: Quatuor de Armand Amar.

Repartiros en la sala, y con los ojos cerrados cada uno va a buscar su movimiento… ese movimiento que le es propio, ese que lo representa… que pueda mantenerlo en el tiempo mientras suena la música. En un momento dado sonará una campana (un cuenco), y entonces abriremos los ojos, miraremos nuestro entorno y nos inspiraremos en el movimiento de otro coach y lo “copiaremos”… lo incorporaremos, en parte o del todo…

¿Necesitamos dar y pedir permiso para copiar y ser copiados? Hagámoslo!! En silencio…

Otra frase muy oportuna para este momento, que copié alguna vez es:

Nuestras neuronas espejo se disparan cuando vemos a otras criaturas realizar una acción parecida a la nuestra

Y acabamos la experiencia con estas preguntas de reflexión:

¿Copiaste algún movimiento?

¿Qué te atrajo de ese otro movimiento?

¿Qué veías en el otro que te han venido ganas de imitarlo?

¿De qué querías apropiarte para ti?

¿Qué te ha aportado, cuando lo has incorporado a tu práctica?

¿Cuán fácil o difícil te ha resultado copiar un movimiento distinto, originario de otra persona?

¿Te han copiado a ti?

¿Qué de lo que has aprendido de esta experiencia, contribuye a tu poder personal?

Les invité a tomar nota y compartir lo más relevante en pocos minutos…

 

El paso al 4º chakra, el del corazón, fue de la mano del revivir los sentires y dolores asociados al copiar.

Poneros en parejas, eligiendo una nueva persona para esta experiencia… y sentaros uno enfrente del otro. Cerrad los ojos, poned la atención en la zona de vuestro pecho, y sentid…

¿Desde qué emociones me estoy viviendo el “copiar”?

¿Qué emociones me llevan a copiar y cuales a no hacerlo?

Envidia, rabia, frustración, resentimiento, miedo… o asombro, admiración, empatía, compasión, ambición, confianza Vergüenza, arrogancia, miedo, venganza,…

¿Qué dolores asociados al copiar o al ser copiado todavía habitan en mi?

¿Qué, de lo que hago o soy ahora, lo hice mio gracias a la admiración por alguien?

Ahora, abrid los ojos, y una de las dos personas va a empezar, recordando una situación personal real relacionada con el copiar. Abre la zona del pecho y deja que emerja la emoción que la acompaña. Sin hablar ni hacer ningún cambio exterior manifiesto, vive la emoción desde donde has vivido esta situación, mientras relatas internamente en silencio lo que sucedió.

La otra persona sólo escucha, también con mucha apertura del cuarto chakra y resuena con la historia que sin palabras ni gestos, le está contando. Al acabar… al cabo de un par de minutos, comparte la emoción con la que ha conectado… el resonar que le ha llegado.

Y cambian de pareja para repetir la experiencia.

¿Qué aprendistei de esta experiencia? ¿Qué dolor habéis sanado con ella?

 

Y con una sala muy metida en este viaje por el copiar desde los centros energéticos del cuerpo humano, llegamos al 5º chakra. El del Poder de la voluntad y el que necesita comunicar sinceridad e integridad para prosperar.

Manteniendo las parejas, ahora les pregunté:

¿A quién has criticado por copiar?

¿Qué mentiras te has contado cuando has sido tu quien has copiado?

¿Qué secreto tienes guardado en relación al copiar?

El contexto… Un coach sabe del poder de la vulnerabilidad… del aprendizaje que obtenemos cuando no exponemos y entramos en contacto con nuestra vulnerabilidad. Vamos a convertirnos en expertos en acompañar a nuestros coachees a abrirse para contar lo que nunca se han contado ni a ellos mismos. Así que vamos a hacerlo nosotros aquí.

Así que adelante, vamos a confesarnos!!!… a confesar al oído de mi pareja, aquello que no me he atrevido ni siquiera a decirme a mí mismo.

La otra persona, abriendo también el quinto chakra, escucha con apertura y en silencio, permitiendo el habla del otro.

Después cambian de roles.

Y al final compartimos descubrimientos y aprendizajes. Fue una experiencia muy poderosa y según algunos participantes, muy sanadora. Cómo me hubiese gustado estar a mi allí, disfrutando de esas experiencias!!!

 

Sin embargo estaba facilitando el viaje, y ahora tocaba el 6º Chakra, buscar “la verdad”. Para ese centro energético se me ocurrió algo especial…

Partimos de que los coaches tenemos la inquietud de contribuir a que las vidas de las personas que acompañamos sean valiosas y tengan sentido, lo que significa que sentimos que lo que hacemos es un acto sagrado. También nos preparamos y esforzamos por apoyar y no juzgar a las personas a quienes servimos, invocando la presencia de la sabiduría.

Además sabemos que el coaching es un arte, no es una técnica, así que los coaches somos unos artistas, que nos preparamos y entrenamos para ser un regalo para nuestro coachee, ofreciéndole una mirada poderosa, que le abra posibilidades.

Así que les pedí que nos pusiésemos “manos a la obra!”… Y les dije:

Invocad vuestras habilidades perceptivas para ver más allá de lo visible, para ver transformadoramente, y convertir en belleza la supuesta “fealdad”, para transformar una definición limitante en otra posibilitadora.

Porque vamos a copiar la parte más oscura del compañero o compañera (que nos la mostrará con el cuerpo)… a través de dibujar los “espacios en negativo”… que equivale a dibujar la UNIDAD, la completud (el positivo y el negativo).

¿Qué creencias que ahora ya sabes que no son ciertas sigues aceptando? ¿Qué actitudes y creencias te gustaría cambiar? ¿Qué nuevas interpretaciones más posibilitadoras podemos hacer del fenómeno del copiar… que nos ayude a sanar?

Y ambos compartieron sus dibujos, del espacio vacío, del negativo, de su manifestación corporal de su sombra o su parte más oscura, y de lo que habían visto en él, gracias a conectar con el tercer ojo, ese que ve lo que no es visible a través de la vista.

 

Hasta que acabamos en el 7º chackra. Qué lo estaba esperando hacía rato. Para él me inspiré en un par de mensajes que copié de dos maestros espirituales:

No se puede dar una buena educación si el pan es malo (Satish Kumar, La brújula espiritual)

El pan que tienes en la mano es el cuerpo del cosmos (Thich Nhat Hanh)

Con la música Mère et enfant de Armand Amar de fondo, les pedí que cerrasen los ojos, pusiesen la palma de la mano hacia arriba, hacia el cielo, y les puse en ella un pan que había hecho yo esa misma mañana con mis propias manos (mi primer pan artesano!) con harina de espelta biológica y mucho amor…

Me pareció que la elaboración del pan es un ejemplo muy sencillo de la espiritualidad en acción en la vida cotidiana. Y les dije:

Observa este pan, siéntelo, huélelo, porque es una reproducción (una copia) del “cuerpo del cosmos… que es tu cuerpo”…

¿Qué pan eres tu para el mundo?

¿Qué ingredientes tienes?

¿Qué ingredientes tienes que ahora no te sientan bien y querrías cambiar?

¿Cuál es la nueva composición que quieres probar, para ser, como dijo Gandhi, el cambio que quieres ver en el mundo?

“Se el pan que quieres que coma el mundo”

– este era el lema de esta última experiencia…

¿Qué nuevas semillas quieres que lo constituyan?

¿Qué impacto tendrá, este alimento, en las próximas generaciones?

¿Cómo es SER coach desde ese lugar?

 

Y allí, cada uno, fue construyendo su receta…

Escuchemos y nutrámonos del conocer cómo están hechos estos diferentes panes…

¿Qué receta o parte de la receta del otro quieres copiar?

Con mi manera de hacer estoy transmitiendo unos valores implícitos. Cuando tomo conciencia de ellos y los hago explícitos toman un valor mayor: el del sentido

¿Qué valores estás viendo en el otro que te gustaría “copiar”?

Compartir en grupo las recetas de cada uno…

¿Qué modelo de mundo queremos copiar? ¿Tenemos un buen modelo? ¿Estamos en contacto con aquellos modelos que sentimos dignos de copiar?

¿Qué he estado o estoy copiando, que me ha permitido descubrir y desarrollar al coach que soy en este momento? ¿Cómo reconocemos de dónde viene lo que hemos copiado, como forma de honrar a nuestros maestros?

Y con estas preguntas, algunas respuestas y copiando muchas recetas del pan que nutrirá la educación futura, cerramos ese Taller experimental y de mucho aprendizaje para todos, viajando alrededor del copiar.

 

Una de las recetas que una participante compartió y que con mucho orgullo y respeto hoy copio y comparto con vosotros es:

  • Harina completa con integración de cachitos de sombra y pureza de luz.
  • Agua de elixir cristalino de la Fuente Akáshica.
  • Levadura cardíaca para hacer crecer el amor.
  • Sal de cristales de perdón piramidales.

 

Hoy, escribiendo este post y copiando partes del diseño que tenía guardadas, me han entrado ganas de cambiar algunas cosas. Sin embargo la experiencia fue esta. Y fue preciosa!!!

Espero os haya gustado tanto como a mi me gustó imaginarlo, crearlo y facilitarlo.

 

Copiar requiere coraje y es una responsabilidad. Y el no copiar también!

6 Comments

  1. Mercè Pascual Llop

    Gràcies per compartir-ho.

    Quina allau de reflexions, d’emocions, d’inspiracions….

    Quina complicitat que suggereix viure el moment present, en el que cooperar, compartir, copiar, créixer i millorar ens permeten no conformar-nos, si no revelar-nos, buscar fites més altes, prendre el risc d’aprendre en aquest assaig, per ser la millor versió del nostre original.

    Comparteixo aquest you tube …. minut 2:58 fins al final
    https://www.youtube.com/watch?v=D6r7Vd09ZCQ

    1. Carme Tena Pi

      Moltes gràcies, Mercè! Què boniques les teves paraules!! I m’ha encantat el video… La importància de tenir amb qui compartir… Gràcies per ser una de les persones amb qui és un plaer compartir tot allò que se, que descobreixo, que creo,… tot allò que m’apassiona!

  2. Josi

    El que has fet en aquest post és una tesi doctoral sense copiar.
    Jo crec que si et copien, dona valor a la teva obra.
    El copiar també pot ser signe de inteligència, això jo no ho sé i crec en aquesta resposta que copio.
    He copiat el teu post i l’he imprés per copiar conceptes que hi expreses en el meu dia a dia.
    Moltes Felicitats Carme!

    1. Carme Tena Pi

      Moltes gràcies, Josi!! I jo que pensava que mai faria una tesi doctoral!! Jajaja.
      Desitjo que et serveixi pel teu dia a dia. Si és així, em dono per molt i molt satisfeta, i haurà tingut molt sentit haver escrit i compartit aquest post.
      Una forta abraçada!

  3. Rita Tonelli

    Hola, Carme: ¡Quiero felicitarte y reconocerte por la creatividad que tiene tu tema, colega!
    Me encantó leer el desarrollo del taller y no me cabe duda de que debe haber sido una experiencia magnífica para todos los participantes y para vos misma.
    Pocas veces, leo posts de Coaching que son «de Coaching» realmente. Esto me ha impactado, por eso te dejo mi comentario.
    ¡Felicidades!
    Rita Tonelli Coach

    1. Carme Tena Pi

      Muchas gracias, Rita!! Tomo tus palabras con mucho gusto y agradecimiento, porque hasta no hace muchos años pensaba que no era creativa… y el coaching me permitió reconocer esa parte mía que ahora la disfruto tanto!! Y agradezco también que puedas ver que era una experiencia de coaching lo que estaba facilitando. Desde hace años, trato de ser modelo de la impecabilidad del buen hacer de los coaches. Afortunadamente tuve muy buenos maestros durante años en The Newfield Network en Chile, y también con Cristina Naughton, la primera maestra/coach que tuve.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *