Blog

Mujeres, agendas, hijos, parejas y procesos de desarrollo personal y profesional

Me encanta escuchar los primeros sentires de las participantes al acabar el primer módulo de Liderazgo Femenino, que en esta última edición lo hicimos el pasado 25 y 26 de abril en Barcelona.

 

Las escucho siendo conscientes de los procesos que se han iniciado en ellas, que se están gestando en su interior, en su útero y su corazón, y que no son sólo conocimientos acumulados en su mente. Incluso ni siquiera saben qué les está pasando, pero algo les está pasando… que en ocasiones es casi mágico!

 

Me encanta!!

 

Y me encanta porque tradicionalmente todavía solemos buscar “formaciones” que nos ofrecen contenidos para estudiar, títulos, certificaciones, diplomas, prestigio,… para competir desde allí (a ver quien tiene más!) en un mercado “escaso” de trabajo… en lugar de buscar procesos personales, intensos, profundos, transformadores, para un mundo lleno de posibilidades, que quizás en un primer momento son invisibles en el exterior, porque no se pueden leer por escrito (como en los apuntes, diplomas, etc.), porque no se manifiestan con nuevos gestos, nuevas palabras o nuevas técnicas aprendidas, sino que aparecen en el momento oportuno desde un nuevo lugar interior, de mayor tranquilidad, paz, alegría, conexión y dirección sentida.

 

DSC_0406

Las mujeres que acuden a nuestro programa son de estas,… de las que buscan ser mejores personas y no acumular títulos o certificaciones… y eso me encanta!!

 

Y también me encanta porque son mujeres que han podido superar todas las dificultades que sus agendas llenas de compromisos de trabajo, familiares y personales les ponían, para hacer espacio para participar en este programa de Coaching Corporal para Mujeres en Movimiento, que propone una revitalización de nuestro poder como mujeres, recordando nuestra esencia femenina.

 

Porque saben que participar en estos espacios de crecimiento y transformación va a aportar mucho valor a todos los otros dominios de su vida con los que están comprometidas.

 

DSC_0472

Son mujeres nacidas en cualquier lugar del mundo, que vienen de distintas ciudades de España y distintos países de Europa y también del otro lado del mundo, de edades muy distintas (desde los veintitantos a jubiladas y pensionistas), que tienen hijos (naturales, adoptados o de sus parejas) o que no los tienen, que trabajan por cuenta propia, por cuenta ajena, como empresarias o que trabajan en casa, sin remuneración por lo que hacen.

 

Son mujeres que tienen estudios superiores, incluso doctorados, que tienen formaciones alternativas, fuera de las regladas en el sistema educativo, o que se han formado en la inacabable escuela de la vida. Las participantes son mujeres que pesan cincuenta quilos o quizás menos, y también que superan largamente los ochenta. Hay mujeres que miden metro cincuenta y algunas hasta de metro ochenta!! Mujeres con mucho pecho y otras con una leve silueta que se marca bajo la ropa cómoda que, haciéndolas sentir femeninas, les pedimos que traigan. Rubias, morenas, naturales y teñidas, con pelo largo, corto, rizado, liso,… de piel blanca, morena, rosada… con ojos de colores distintos y estilos de vestir y embellecerse diversos.

 

Si… son mujeres con todo tipo de perfiles, cuerpos, procedencias, realidades, economías, talentos y experiencias previas en trabajos de crecimiento personal… porque algunas son profesionales del acompañamiento de personas y otras es su primer contacto en un proceso de transformación personal… pero todas son mujeres entregadas y comprometidas con su bienestar para ser generadoras de crecimiento y bienestar a su alrededor.

 

Y todo esto también me encanta!!

 

Mientras escribo me va viniendo la pregunta…

¿Cuánto tarda la gestación de un cambio transformacional en una persona?

Y rápidamente la tomo, la escribo y la respondo:

“Como yo digo muchas veces, lamentablemente no tenemos ese dato… o por lo menos yo no lo tengo… porque a mi entender es tan variable!! Y voy a hablar de mi que es de quien mas se…

En mi historia, ha habido decisiones que han tardado años en irse madurando, hasta que han salido a la luz, tantos como más de diez años en un caso… otras que estaban claras en mi interior desde un primer momento, sin embargo por falta de confianza en mi sentir, en mi misma, no pude ejecutar hasta al cabo de un par de años, cuando ya no había manera de continuar viviendo de esa manera sin enloquecer… y otras que emergieron en un plis (léase segundos…), sin posibilidad de vuelta atrás!

Todas ellas fueron fruto de mi proceso personal, de ese viaje a ir conectando profunda y conscientemente con lo que da sentido a mi vida, con lo que quiero para mi y mis seres queridos, y las tres dieron un giro fundamental a mi existencia. Fueron el resultado o parte de mi transformación personal”.

Por algún motivo me habrá venido esta reflexión… veamos…

 

DSC_0487

 

Sin embargo, volviendo a lo que me ha llevado a escribir este post, me pregunto:

 

¿Cómo podemos hacer, las mujeres, para danzar armónicamente entre todos los distintos espacios en los que nos movemos, integrando también en esta danza, los espacios de crecimiento o desarrollo personal/profesional, de esos que nos capacitan para la vida y no sólo de los que nos dan títulos y prestigio?

Ayer leía un post muy bueno sobre este tema: Tu mejor CV es tu personalidad. Y yo, hace poco, escribí uno también relacionado con esto: Más inversión en “experiencias de vida” y menos en “bienes materiales»

 

¿Cómo podemos, también, invertir en procesos/programas, que duren en el tiempo todo lo que necesitemos que duren… para acompañar estos procesos transformacionales internos que no tienen un tiempo estándar de gestación?

Como esas prendas de calidad que compramos que duran años, que no pasan de moda, que son polivalentes, que visten y a la vez son sport, y que además llevan impregnadas un montón de historias vividas con ellas, con las que tenemos vínculos emocionales, que nos recuerdan la importancia de los momentos y las personas con quienes estuvimos, de lo que aprendimos de ellas,… y por lo tanto, nos recuerdan nuestro camino de crecimiento y transformación personal… aunque sean prendas que cuesten más dinero que otras prendas de temporada (o de sólo dos lavados), que nos invitan a ir consumiendo y consumiendo, en lugar de aprovechar y sacarle partido a lo que ya tenemos de calidad…

 

¿Cómo podemos ir valorando cada vez más, que el invertir fines de semana en nosotras, y no solo en nuestros hijos, pareja, demás familia, amigos, casa, trabajo, etc. va a ser el mejor regalo que les podemos dar a todos ellos?

 

Si… se que para las que somos madres, nuestros hijos son lo primero!! Y precisamente por eso, porque son lo primero, necesitamos cuidarnos para que ellos reciban lo mejor de nosotras y no sólo nuestro cansancio, frustración, sacrificio,… y hablo por experiencia… mis hijos lo saben…

 

Y también nuestras parejas… en tanto que necesitamos su apoyo en todos los sentidos (moral, emocional, logístico, económico,… para que con energías renovadas, continuemos co-creando con ellas (nuestras parejas), el mundo que soñamos en el momento que nos elegimos mutuamente para danzar juntos las distintas músicas que la vida nos va trayendo… (claramente es metafórico, porque no a todas las parejas les gusta bailar… verdad? jajaja).

 

Bueno… después de este canto al despertar de las mujeres para nutrirnos juntas al servicio de alimentar al mundo con propósito, amor, visión y placer… os cuento que:

 

Liderazgo Femenino es un programa de CCMM (Coaching Corporal para Mujeres en Movimiento) que quiere dar respuesta a todos estos “cómo”…

 

Por que sabemos que las mujeres a las que nos dirigimos son mujeres que desean sentirse mejor, más en paz, más conectadas con ellas mismas, más vitalizadas,… y que si ya se sienten así, desean mantener este estado en el tiempo. Sabemos que son mujeres que valoran lo esencial, lo más importante, que priorizan… son mujeres que, por lo tanto, valoran la calidad del acompañamiento recibido, donde aprendan no solo de las personas que facilitan el proceso sino de todas las que como ellas van a estar viviéndolo. Sabemos que son mujeres que valoran que haya una integración de todos los dominios de su ser en el proceso, valoran la sostenibilidad en el tiempo, la economía, la creatividad, la utilidad, la solidaridad, el compromiso, la comunidad como espacio de aprendizaje transformacional,…

 

Por eso es un programa que se puede repetir, repetir y repetir tantas veces en el tiempo como cada proceso individual necesite, sin tener que hacer más que la primera inversión completa, y después pagando sólo la repercusión de los gastos reales de material, sala, etc. de cada módulo.

 

Y también porque es un programa que se programa con tiempo… para que quepa en nuestras agendas, y no sólo en nuestras intenciones… para que nos permita abrir todas las conversaciones necesarias, con todas las personas que van a ser nuestra red de apoyo durante estos meses que va a durar el proceso: en la logística con los hijos si los tenemos, con la casa, en el trabajo, con el dinero, etc.

¿Con cuánto tiempo de antelación necesitas programar tu participación en las nuevas ediciones del programa?

¿Cómo vas a ir haciendo pequeñas inversiones económicas, desde ahora mismo, para que tu sueño se pueda hacer realidad?

 

Aquí estamos para abrir todas estas conversaciones contigo… para empezar a ser parte de este camino de crecimiento como mujer con el que estás comprometida.

 

Con mucha gratitud a las mujeres que lo hacen posible, porque forman o han formado parte del equipo, porque han participado en alguna edición, en varias o en algún módulo, y por las que todavía están por llegar…

 

Si quieres más información del programa y próximas ediciones, contacta conmigo.

 

Carme Tena

2 Comments

  1. elena

    Viva la diversidad!!!

    1. Carme Tena Pi

      Siii… eso es lo que buscamos… integrar la diversidad. Gracias, Elena!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *